¿Yo Soy el Prójimo?

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y: Ama a tu prójimo como a ti mismo.
Lucas 10:27

Jesús confrontó al hombre con una profunda verdad acerca de sí mismo...

La escena es muy familiar. El maestro de la Ley se presenta ante Jesús para probarlo. Casi podemos ver las malas intenciones, el deseo de atrapar a Jesús en la dicotomía moral de amar a Dios o amar al prójimo. ¡Y ciertamente el prójimo no puede ser cualquier pecador! El Señor le responde con la  historia conocida como el Buen Samaritano... y lo que le dice lo deja completamente pasmado.

Al final de la conocida historia en la que la injusticia y el sufrimiento humano, en vez de mover a otros a compasión los mueve al rechazo; en la que aquellos que debían prestar atención decidieron ignorar; y en la que de quien menos se esperaba—un samaritano—se convierte en el actor principal; Jesús revierte la pregunta del maestro de la ley revelando uno de los secretos más grandes de la Escritura. No se trata de buscar a un prójimo a quien amar. Se trata de SER el prójimo que sabe amar.

Según la pregunta que Jesús le hace al hombre para concluir, el prójimo no es la persona que vive a nuestro lado. Tampoco son las personas que consideramos dignas o no de nuestra compasión. Según Jesús, el prójimo soy yo... y eso se demuestra con compasión. "¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? ―El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley. ―Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús." (vv. 36-37)

¿Por qué no tomas un momento de reflexión en oración y le pides al Señor que te muestre si estás siendo un buen prójimo? Si estás prestando atención a los dolientes que están al lado del camino.

Señor, revela en mi corazón si estoy siendo un buen prójimo. Te pido perdón por las veces que he ignorado a aquellos que más me necesitan, por estar demasiado ocupado con mi vida. Hazme como el buen samaritano. Llena mi corazón de compasión y amor por aquellos al lado del camino que más te necesitan."Amén.