Príncipe de Paz

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9:6

El mundo anhela desesperadamente la paz, pero no puede existir paz sin Cristo—al menos no la paz verdadera—. La paz que el mundo busca es solo ausencia del conflicto; la paz que Cristo da es la promesa de su presencia.

La paz que Dios promete a la humanidad viene en forma de una promesa: "un hijo nos es dado." Los líderes del mundo (y toda persona que se encuentre en un conflicto) creen que la paz es únicamente la ausencia de la violencia; pero el Príncipe de Paz es una persona, no un concepto. A fin de conocer la paz debemos conocer a quien con su presencia trae perfecta paz.

¿Por qué es Jesús el Príncipe de Paz? Porque es su presencia lo que encarna la paz, el Shalom de Dios para la humanidad. Este Shalom es la plenitud de vida, la abundancia, la bendición y la salvación de Dios, y no meramente una píldora en contra de los problemas del mundo.

¿Conoces la paz de Dios? O más bien, ¿conoces al Príncipe de Paz? Al iniciar esta temporada de Advenimiento te invitamos a que prepares un lugar en tu corazón para Jesús, el Príncipe de Paz.