La Redención Trae Salvación

“Y nos levantó un poderoso Salvador en la casa de David su siervo, como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio.”
Lucas 1.69-70

Leemos las historias de la Biblia y nos parecen tan lejanas, tan apartadas de nosotros; pero el nacimiento de Jesús nos conecta con la antigua historia de redención. Esta historia a la que Dios nos invita a pertenecer, una historia en la que él salva al mundo a través de su hijo Jesús.

La palabra salvación aparece por primera vez en la Biblia en la historia del éxodo, cuando Dios va a salvar a Israel de Faraón y su ejército, pero su significado va a ser progresivo hasta abarcar todo el bienestar de Dios para la gente. Dios pudo habernos comprado y dejarnos tal y como estábamos, pero su redención tiene como propósito nuestra salvación.

Muchos piensan en la salvación solo como el perdón de pecados, pero es mucho más que eso. Ser salvo significa ser librado del poder de satanás, trasladado al reino de Dios, comprado para él, adoptado en su familia, perdonado y santificado. ¡La salvación es total porque el Salvador es total!

Es asombroso que esta historia de la salvación nos conecta a todos con la historia de Dios—como miles de arroyos engullidos por el raudal del río de Dios—. ¿Ya has recibido esa salvación?