Paz es Justicia

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” Isaías 9.7

El Príncipe de Paz nos trae justicia al ponernos en la relación correcta con todo: con Dios, con nosotros mismos, con otros e incluso con la creación. El reino de Cristo es un reino de justicia, y la justicia no es solo el castigo del malvado, sino la relación con recta—la rectitud—con todas las cosas.

Para la mayoría de las personas la justicia tiene un significado legal. Hablamos de que se haga justicia o de que se aplique la justicia. Pero en términos bíblicos, la justicia es mucho más amplia; la Biblia nos habla de "hacer justicia" más que de recibirla. Hacer justicia es mantener lo que es correcto o enmendar lo torcido para que haya rectitud, que es otra palabra en la Biblia para justicia.

La injusticia son las cosas fuera de lugar, los capítulos no cerrados, los misterios no resueltos. La justicia, por el contrario, es que las cosas están en el lugar en que deben estar, es que exista armonía y rectitud en todas las áreas de nuestras vidas. Jesús vino a establecer este reino de justicia, este reino donde las cosas están en el lugar donde deben estar. Su reino no es un reino de mero poder y triunfo sobre las fuerzas enemigas, sino uno de rectitud y armonía alcanzable únicamente por el Mesías.

¿Eres parte del reino de justicia? ¿Has permitido que Cristo te guíe por la senda de rectitud y enderece tus pasos?