Justificados por la Fe

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Rom 5:1

El juez puede absolver al culpable, pero no quitarle lo criminal. Lo que Dios hace es quitar nuestra culpa al ponerla sobre Cristo y después poner la justicia de Cristo sobre nosotros. Esta es la justificación: Por nosotros, Jesús se hizo pecado y por su muerte nos ha dado su justicia.

El cristianismo es único en su enseñanza de la justificación por la gracia. Esta justificación es la declaración de Dios de que las demandas de la ley han sido cumplidas en la justicia de su hijo. Si usted ha recibido a Jesús, si usted se ha rendido a este Rey de Justicia, entonces el Padre lo ha cubierto con la justicia del Hijo.

A pesar de que Jesús pago el precio por nuestra justificación, es a través de la fe que le recibimos. La fe es considerada justicia, pero no como una obra del ser humano, sino como el regalo y la obra de Dios; "porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad" (Fil 2.13).

Esta es una hermosa verdad que nos debe animar a la santidad y la justicia. Dios hace cosas hermosas de la escoria. Él ha tomado seres humanos pecadores y los ha declarado justos antes sus ojos... todo por la obra del Príncipe de Paz.