Creciendo en el Evangelio

Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente. Col 1.6

La vida del creyente deber ser una vida de constante crecimiento. Cuando Pablo le escribe a los colosenses lo hace para animarlos a mantenerse firmes y creciendo en el Señor. Pero, ¿cómo ocurre eso? ¿Cómo crecemos? Especialmente, ¿qué tipo de crecimiento espera ver el Señor en nosotros?

El creyente tiene frente a sí el desafío de permanecer firme y creciendo en medio de un mundo de pluralidad, sectas, filosofías, conformismo, legalismo, e incluso prosperidad económica. Comprender el evangelio de la gracia es esencial para este crecimiento, porque solo a través del evangelio es que el poder transformador de Dios opera en nosotros.

El evangelio verdadero se centra en la persona de Jesucristo. Es la fe en Jesús y no en ninguna otra cosa lo que nos salva. Todo evangelio que tiene su enfoque fuera de Cristo (sean las obras, los sacrificios, e incluso el supuesto evangelio de la prosperidad) es un evangelio falso. Poner nuestra confianza en algo o alguien que no es Cristo es haber abandonado el evangelio de la gracia.

Dios desea nuestro crecimiento. Desea que llevemos mucho fruto. ¿Está creciendo el evangelio en tu vida? ¿Vives en y por la gracia del mensaje de Dios?