Una Nueva Identidad

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios. 1 Pe 2.9a

Dios nos ha escogido para ser su pueblo. Nos ha adoptado en su familia, nos ha dado una nueva identidad y un nuevo propósito. ¿Estás comprometido con esta nueva identidad?

El cristiano es una persona que ha sido creada a la imagen de Dios. Lo que antes fuimos ya no define nuestra identidad: fuimos renacidos del agua y del Espíritu, la familia de Dios tiene prioridad sobre cualquier otra relación; fuimos escogidos para ser sacerdotes, las prioridades del reino son también nuestras prioridades; somos una nación santa, nuestra manera de vivir refleja la santidad de Dios. Nuestra lealtad no está en ningún otro lugar mas que en los caminos de Dios.

El mundo desea seducirnos a fin de alterar lo que realmente somos. Nos ofrece riquezas pasajeras, paz incompleta... nos ofrece ser nuestros propios dioses. La lucha del creyente es no dejarse amoldar a los deseos de este mundo, sino a crecer en su nueva naturaleza; esta nueva naturaleza—y no su pasada—define realmente quién es él.

Este año que inicia haz el firme compromiso de vivir esa nueva vida. No permitas que nadie, excepto Dios, dicte tus propósito y establezca tus prioridades. ¿Quieres comprometerte a vivir esa nueva identidad?