La Palabra Más Segura

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. 2 Pe 1.19

Dios guió a Israel con la nube y el fuego, y aunque los cristianos no tenemos ese privilegio hoy, sí tenemos algo seguro: la Palabra de Dios. ¿Quieres ser guiado por el Espíritu? Escudriña la Palabra.

¿Cómo estamos seguros que lo que sentimos es apropiado? Vamos a su palabra. ¿Cómo sabemos que una decisión es moralmente correcta? Vamos a su palabra. ¿Cómo controlamos nuestros temores, analizamos nuestros deseos y establecemos nuestras prioridades? ¡Vamos a su palabra!

Pedro, en los versículos anteriores, hace referencia a dos acontecimientos magníficos en su vida: él mismo vio físicamente a Cristo y estuvo con él en el monte de la transfiguración. Pero ni estas dos experiencias, tan ciertas como lo fueron, se convirtieron en la luz que lo guiaba. La "palabra profética más segura" es la antorcha que alumbra la oscuridad de nuestras decisiones.

Muchos cristianos no tienen seguridad de dirección porque ignoran la palabra de Dios. Basan sus decisiones en emociones, deseos y ¡hasta en los horóscopos! Pero si queremos que el Espíritu dirija nuestras vidas debemos conocer su palabra. Es la palabra la que Dios utilizará para darnos dirección, confianza y certidumbre. Es su palabra la que hará nacer la fe en nuestros secos corazones.

¿Estás escudriñando su palabra? ¿Estás tomando decisiones basadas en el consejo de Dios? Toma un momento en oración y pídele a Dios que revele su palabra... es la antorcha que guía tu camino.