Cuando Estás Atrapado

A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. Hechos 16.25

La adoración sirve para recordarnos quién es Dios, y cuando recordamos quién es Dios nuestro corazón cambia. Las circunstancias pueden o no cambiar, pero eso no importa. Nuestro corazón ha cambiado.

Al leer esta historia lo primero que nos preguntamos es "¿por qué Dios permitió que esto pasará?" Pablo y Silas hacían lo correcto, obedecían a Dios. ¿Alguna vez te has preguntado por qué nos ocurren cosas malas aun cuando estamos haciendo lo correcto?

A veces tenemos la idea de que si estamos haciendo todo lo correcto no nos pueden ocurrir cosas malas. Y aunque hay una correlación entre nuestra justicia y nuestras circunstancias ninguno de nosotros puede decir que tenemos la garantía que no nos van a ocurrir cosas malas solo por vivir en rectitud. ¡Muchas veces las dificultades vienen precisamente por obedecer a Dios!

Entonces, ¿qué hacemos cuando estamos atrapados? ¡Adoramos a Dios! En cada momento de nuestra vida la meta debe ser adorar a Jesús. Porque cuando adoramos a Cristo ocurren cosas increíbles: cambia nuestro corazon, nuestro enfoque, crece nuestra fe, aumenta nuestra confianza.Cuando le adoramos experimentamos su presencia, su poder y su majestad; encontramos una libertad hermosa al saber que ninguna cosa está por encima de nuestro Dios.

¿Puedes imaginarte cómo sería tu vida si cantaras alabanzas a Dios cuando estás atrapado? ¿Qué pensarían los demás de ti al verte alabando a Dios en medio del dolor? ¿Cómo cambiaría tu vida si cada momento se convirtiera en un canto de alabanza a Dios?