Una Familia que Duda

Entonces el faraón llamó a Abram y le dijo: «¿Qué me has hecho? ¿Por qué no me dijiste que era tu esposa? ¿Por qué dijiste que era tu hermana? ¡Yo pude haberla tomado por esposa! ¡Anda, toma a tu esposa y vete!» Gen 12.18-19

Todas las familias tienen momentos de mucha incertidumbre. Todas las familias tienen crisis de fe. Todas las familias dudan. Pero Dios es fiel para cumplir sus promesas aunque yo falle en creer.

Cuando se trata de la familia, siempre ha habido y habrá momentos en los que desearías que tu confianza en Dios fuese de lo más fuerte, pero por alguna razón no siempre ocurre así. Hay muchos momentos en nuestra vida familiar en los cuales las circunstancias rebasan nuestra fe. Momentos en los que, en lugar de obrar en fe, nos dejaremos llevar por los sentimientos, por el miedo, por el dolor.

¿Alguna vez has sentido que has fallado en creerle a Dios? Estoy seguro que más de alguna vez has enfrentado una situación en la que te ha faltado la fe. Todas las familias tienen momentos de increíble confianza en Dios, pero hay ocasiones en que nos asalta la duda y la incertidumbre. Abraham, llega a Egipto en plena confianza por la promesa de Dios, pero tan pronto como examina la situación su fe es rebasada por su problema... y en un momento se mete en la zona de la desconfianza.

Entonces, ¿qué haces cuando te falta la fe? ¿Cómo le haces cuando las cosas han cambiado tanto en tu hogar que es necesario ajustarse a una nueva realidad, acostumbrarse a que quizá esa es la vida que, por lo menos por un tiempo indefinido, vas a tener que vivir? Recuerda esto: Dios es fiel para cumplir sus promesas aunque yo falle en creer. El futuro de nuestros hogares descansa en la fidelidad y la misericordia de Dios. ¡Ten ánimo! Muy pronto verás a Dios intervenir en tu vida familiar.