Sométanse a Cristo

Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo. Efe 5.21

Todos hemos escuchado alguna versión de este mito: los buenos cristianos no tienen problemas. Todos decimos que no creemos en él, pero de alguna manera esperamos que sea verdad... "si me porto bien y hago todo lo correcto, entonces no habrá problemas en mi vida."

No debemos minimizar el poder de una vida de justicia. Nos ahorraríamos muchos de estos conflictos si viviéramos más cerca de Dios, pero es una ilusión el creer que una vida de justicia nos exenta de los problemas en el hogar. Vivimos en un mundo de pecado y nuestras familias están expuestas a los efectos de la maldad.

Entonces, ¿Cómo lidiamos con la carga de los conflictos familiares? La Biblia nos da la respuesta: Cristo en el centro del hogar es la respuesta a cada problema y necesidad. Someternos a él cuando enfrentamos cualquier situación nos lleva ser comprensivos, a perdonar... nos enseña a verdaderamente amar.

Imagine un mundo en donde cada conflicto se resuelve sometiendo nuestros deseos, nuestras cargas y nuestros corazones a Jesús. Imagine cómo cambiaría su vida, su familia, si el centro de la misma reinara no otro sino el Hijo de Dios.