Él nos Salvó

“Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo.” Tito 3.3-4

Dios te ama tal y como eres... pero no piensa dejarte así. Él quiere iniciar un proceso de transformación en ti para conformarte a la imagen de su Hijo.

Dios quiere cambiar tu vida por completo. No solamente quiere ayudarte a vivir mejor o darte herramientas para el éxito en esta vida. Esa es una versión barata del evangelio. Lo que Dios busca para ti es una completa transformación... regeneración y renovación.

Esta transformación no inicia contigo ni por tus esfuerzos. Dios mismo ha manifestado su bondad y su amor para salvarte. ¿Puedes imaginarte el amor y la bondad de un Dios perfecto derramándose en tu vida? ¿Puedes imaginarte la perfección de tal amor y bondad? Eso es algo que llamamos gracia.

A pesar de que Dios te ama tal y como eres, él tiene planes para ti. Quiero moldear tu vida—pensamientos, emociones, acciones—para que sean como las de su Hijo Jesús. Este proceso, a veces doloroso y difícil, se hace posible por su gracias. Aférrate a su bondad y nunca dudes de su amor. Deja que él te siga cambiando.