Él es Fiel con mi Familia

Pero contigo estableceré mi pacto, y entrarán en el arca tú y tus hijos, tu esposa y tus nueras. Gen 6.18

Seguramente usted se habrá preguntado si su familia forma parte de los planes de Dios. Especialmente si la familia que tiene no es el ejemplo más claro de una familia "normal." Sin embargo, Dios es fiel para cumplir sus promesas y sus propósitos sin importar la condición en la que su familia se encuentre en este momento.

La gran mayoría de las familias cuyas historias están en la Biblia, tuvieron los mismos tipos de dificultades que nosotros. Y eso es algo muy curioso, casi misterioso, porque muchas de estas familias, con todo y sus dificultades y su errores (algunos de ellos terribles), forman parte de nuestros héroes de la fe. Las consideramos ejemplos a seguir, modelos de confianza en Dios. Pero una mirada más cercana nos revela que no fueron ellos, sino Dios quien se encargó de cumplir sus promesas.

Noé era un hombre que vivió en medio de una malvada generación. Tan terrible, que Dios mismo la juzgó y destruyó. Seguramente temía que su familia no siguiera sus pasos, que se perdieran en medio de la maldad tan prevaleciente. Sin embargo, el plan de Dios—sus propósito y sus promesas—no eran solo para Noé, sino también para su familia. ¡La fidelidad de Dios va más allá de nuestras propias vidas y se extiende hasta los nuestros!

Dios es fiel para cumplir sus promesas y sus propósitos sin importar la condición en la que me encuentre en este momento. Él es fiel para llevar a cabo sus planes y propósitos en mí y en los míos. Al final de cuentas es su propósito, su plan, su promesa.