Cuando Dios Interviene

Entonces Natán le dijo a David: —¡Tú eres ese hombre! Así dice el Señor, Dios de Israel. “Yo te ungí como rey sobre Israel, y te libré del poder de Saúl...” ¿Por qué, entonces, despreciaste la palabra del Señor haciendo lo que me desagrada? 2 Samuel 12:7, 9

Nuestros errores no toman a Dios por sorpresa. Él nos espera pacientemente para que busquemos el arrepentimiento... o interviene para hacernos volver.

El Rey David—el hombre conforme al corazón de Dios—lleva casi un año apartado de él. Desde su primer encuentro con Betsabé, su adulterio y el asesinato de su marido, no ha podido abandonar su pecado. Ha estado ignorando la situación por mucho tiempo. Pero Dios no ignora. Su mensaje llega a David por boca de su amigo y consejero Natán.

Existen muchas formas de responder a nuestro pecado, pero solo una es la correcta. Muchos tratamos de ignorarlo, esconderlo, maquillarlo y hasta justificarlo. "Quizá el tiempo se encargue de arreglarlo, quizá Dios mismo se olvide ello." No contamos con que Dios ya pagó un precio muy alto por nuestros pecados y no va a dejarnos tan fácilmente.

Dios va a intervenir en nuestra vida para regresarnos al camino de la justicia. Su intervención será primer dulce y apacible, pero si no prestamos atención ira subiendo de tono hasta llamar nuestra atención. Pregúntate hoy: ¿Me ha alejado el pecado de mi comunión con Dios? ¿Estoy escuchando la invitación de volver al camino? ¿Qué está haciendo el Señor en mi vida para traerme de regreso?