Él es Suficiente

—Señor —dijo Felipe—, muéstranos al Padre y con eso nos basta. —¡Pero, Felipe! ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme: “Muéstranos al Padre”? Juan 14.9-10

Jesús es la respuesta al pecado y sus efectos. Aun los problemas más complejos del mundo encuentran salida en el evangelio de Jesucristo. Él es suficiente.

Tres años hace que Jesús y sus discípulos viven juntos. Tres años de enseñanzas, milagros y señales. Durante ese tiempo, los discípulos han llegado a creer que Jesús es el Mesías, pero de alguna manera Jesús no es suficiente. "Muéstranos al Padre" es la petición de todos en la boca de uno. Felipe, actuando como el vocero de los discípulos, pide una señal contundente de que las cosas van a salir bien.

Casi todas las personas sufrimos del mismo mal. Frente al sufrimiento, la violencia, o la enfermedad, a veces buscamos de Dios una señal que nos deje sin ninguna duda. Pedimos a Dios que se manifieste de una forma espectacular para que creamos en él. Nos comportamos como si Jesús no fuera suficiente para nosotros y buscamos refugio en una experiencia, en un milagro, en una canción. ¡Pero Jesús es suficiente! Él y solo él es la respuesta para el problema del pecado y la maldad en el mundo.

Confiados en la persona de Cristo podemos vencer las pruebas. Aferrados a su presencia podemos pelear la buena batalla y guardar la fe. No permitas que la duda ensombrezca tu fe, deja que Cristo sea suficiente para ti. Su camino te llevará de la incertidumbre a la fe.