Piedras Vivas

Al acercarse a él, también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. 1 Pe 2.4a-5a

Cristo es el fundamento—la Piedra Angular—pero nosotros somos el material de la construcción. Somos las piedras vivas con las que Dios se está edificando una casa.

La imagen parece imposible: las piedras no están vivas. Sin embargo, los que nos hemos acercado a la Piedra Viva hemos pasado de una mera existencia a una vida con sentido. No solo somos material de construcción, sino parte vital del proyecto de Dios en la tierra.

Las piedras vivas están unidas unas con otras por su relación con Cristo. No pueden construir un edificio por sí mismas. Necesitan estar unidas a él y unidas unas a otras. Hay un sentido de pertenencia y unidad en el edificio de Dios. Pero también se edifican unas a otras; ¡una construye sobre la otra y al lado de la otra! Nuestras vidas son primeramente de Cristo, pero también de nuestros hermanos.

Muchas veces creemos que nuestra labor en la iglesia no es importante, o quizá podamos sentirnos tentados a creer que es la más importante. Pero ninguna de estas posiciones refleja el verdadero propósito del edificio de Dios. Todas las piedras son importantes, todas son necesarias, todas se necesitan.

¿Qué parte del edificio de Dios estás construyendo? ¿Cómo ves tu labor? ¿La aprecias, la desprecias? ¿Estás en armonía con el resto del equipo de Dios?