¿Quién es el Más Importante?

Entonces dijo: —Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.” Mateo 18.3

¿Quién es el más importante? Esa es la pregunta que constantemente acosa nuestros sentidos. En nuestra mente humana consideramos la grandeza en términos muy distintos a los del Maestro.

Para nosotros la grandeza consiste en reconocimiento, logros, comodidades... en otras palabras, éxito. Nos comparamos con otros y al darnos cuenta que "tienen" menos nos sentimos grandes; al darnos cuenta que "tienen" más nos sentimos pequeños. La lucha por escalar el siguiente peldaño nos consume... y a esto lo llamamos grandeza.

En el reino de Dios las cosas son muy distintas, casi opuestas. El mayor es el menor, el líder es un siervo, el humilde está por encima del fuerte y un niño—un débil, inocente y dependiente niño—¡es el más grande en el reino de los cielos! Seguramente los discípulos no esperaban una respuesta como esta.

¿Estás en busca de la verdadera grandeza? ¿Te sientes atraído por lo que el mundo ofrece más que por lo que el reino de Dios ofrece? La verdadera grandeza no es un asunto de posesiones, sino de carácter.