¿Y Ahora Qué?

La situación en la que el mundo se encuentra no es nueva. Sin embargo, el clima político y las divisiones en el país pueden hacernos perder la esperanza. ¡Dios está en su trono! Los planes del Dios nos son determinados por las acciones de los hombres. Tengamos confianza en que nuestro Señor tiene todo en sus manos.