Vestido de Majestad (Serie: Simplemente Jesús)

Porque en el reino de Cristo no hay lugar para protagonismos ni para egoísmos; no hay lugar para jefes ni para dueños; no es un reino de aspiraciones personales, ni políticas, ni de ambiciones desproporcionadas o deseos de grandeza. Es un reino de amor, de gozo y paz, pero sobre todo es un reino de sacrificio personal, de cruz en vez de corona, de sufrimiento es lugar de gloria