Fotografía provista por David Orvedahl

Casa de Luz nace a inicios del 2005 dentro de una iglesia americana. En agosto del 2013, siguiendo la visión de los líderes, se lanza a perseguir su futuro como una iglesia independiente.

 

Nuestra misión

Nuestra misión está basada en el mandamiento de Jesús a los apóstoles: "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:18–19). Casa de Luz existe para glorificar a Dios haciendo discípulos de Jesús.


El sueño es crear una comunidad—multicultural y multigeneracional—de discípulos, que demuestren con palabras y hechos la realidad del Reino de Dios.
— Tony Campos, Pastor Casa de Luz

  • Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios dada a nosotros por inspiración divina y es la revelación escrita de Él mismo a humanidad.
  • Creemos en el único Dios vivo y verdadero, perfecto en sabiduría, soberanía, santidad, justicia, misericordia y  amor. Él existe eternamente en Tres Personas co-iguales, quienes actúan juntos en creación, providencia y redención
  • Creemos que Dios creó a seres espirituales llamados ángeles para servirlo y hacer su voluntad.
  • Creemos que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza para tener compañerismo con Él y ser mayordomo sobre la creación.
  • Creemos que la salvación es la redención por la cual Cristo libra completamente a una persona del pecado y de la muerte.
  • Creemos que la Iglesia es el cuerpo, de la cual Cristo es la cabeza, y todos los que creen en Él son miembros.
  • Creemos que la libertad religiosa, fundamentada en las Escrituras, es un derecho inalienable de todos individuos, e implica que cada individuo tiene libertad de conciencia y es responsable últimamente delante de Dios
  • Creemos que los cristianos, individual y colectivamente, son la sal y la luz en la sociedad.
  • Creemos que Dios, en su propio tiempo y de su propia manera, traerá todas las cosas a su apropiado final y establecerá un nuevo cielo y una nueva tierra.